La actriz comenta que Seth MacFarlane le había comentado que la secuela era una especie de ‘road movie’.

Al director de cine Seth MacFarlane, y creador de Padre de familia no le costó demasiado convencer a la actriz Amanda Seyfried para unirse al reparto deTed 2, tras la colaboración de ambos en Mil maneras de morder el polvo. Sin embargo, la secuela no terminó siendo la película que la intérprete esperaba.

Durante una una entrevista con CinemaBlend, Seyfried admitió que MacFarlane originalmente imaginó que la comedia embarcaría a John Bennett (Mark Wahlberg) y Ted (con la voz del propio director) en un viaje en coche a través de los Estados Unidos: “Recuerdo que me la vendieron como una ‘road movie’. Eso es lo que Seth me dijo cuando estaba escribiendo el guión, y es lo que pensaba cuando firmé”.

Pero cuando Seyfried finalmente recibió el guión terminado, se enteró de que la película había dado un giro drástico y la ‘road movie’ ya no era tal. Según explicó la actriz, el viaje se convirtió en un pequeño recorrido: “Resultó que el viaje por carretera era entre Boston a Nueva York y yo pensaba: ‘es un viaje de tres horas’. Menuda estupidez”.

La lectura del guión final no impidió que Seyfried se uniese al proyecto en sustitución de Mila Kunis, que había sido un componente esencial para el éxito de la comedia original. La actriz sigue siendo uno de los rostros jóvenes más solicitados de Hollywood y tiene pendiente el estreno en nuestro país deMientras seamos jóvenes y Pan (Viaje a Nunca Jamás).

En Ted 2 vemos un giro radical de los acontecimientos: el osito Ted se ha casado con “La Vane” (Jessica Barth), mientras que John (Wahlberg)  se ha divorciado Lori (Kunis) y está luchando para salir de este bache. Para afianzar su relación, Ted se ve obligado a tratar de demostrar que es un ser humano, con el fin de adoptar a un niño. Para este propósito contratará a la atractiva abogada Sam Jackson (Seyfried).

El filme, que llega a las salas estadounidenses este viernes, tiene por delante el reto de igualar 549 mil millones de dólares que consiguió en taquilla su predecesora.